jueves, 6 de marzo de 2014

5 Razones Para No Usar Jabones Antibactericida.

Recientemente la FDA (Food and Drug Administration) asociación dedicada al control de alimentos, medicamentos y costméticos de los Estados Unidos, sentenciaba que aquellos jabones comercializados como antibacterianos no son más efectivos que el agua y jabón, al tiempo que podrían ser peligrosos para el consumidor.
75% de los jabones antibacterianos líquidos y un 30% de las barras de jabón, usan un ingrediente llamado Triclosan como componente activo. Este componente químico se empleaba originalmente en uso estrictamente hospitalario, pasando posteriormente a utilizarse en todo tipo de productos del hogar, para erradicar cualquier bacteria de nuestro entorno. Las agencias de protección del consumidor nunca han llegado a evaluar los efectos de este componente hasta recientemente. El estudio demuestra como los productos con triclosan, no son más efectivos contra las bacterias que el simple uso de jabón y agua, por lo que no se puede justificar el sobre coste de los productos comercializados como antibacterianos, y urge a su desaparición.
Aparte de sus más que dudosas propiedades antibacterianas, que no se traducen en una reducción de infecciones, ya que este componente solo ataca a las bacterias sobre la piel, y no a los virus. Hay otros importantes motivos por los que no deberías utilizar ninguno de estos jabones, los cuales enumeramos a continuación.
1 - Los jabones antibacterianos tienen el potencial de crear resistencia del sistema inmunológico hacia antibióticos, lo cual es un grave riesgo para la salud de todos sus usuarios. Un uso frecuente de antibióticos, puede causar resistencia, lo cual sucede por la mutación de algunas bacterias que terminan haciendose resistentes al triclosan, por lo que se convierte en un componente ineficaz.
2 - Los jabones pueden actuar como disruptores endocrinos. Estudios realizados en animales, han demostrado que triclosan interfiere con las hormonas tiroides en la regulación del cuerpo, esto podría conducir a problemas como el de la infertilidad, pubertad precoz, obesidad, cáncer, etc.
3 - Hay evidencias de que los más pequeños, ante una prolongada exposición a triclosan, tienen una mayor probabilidad de desarrollar alergias. Los científicos especulan con que esto podría ser el resultado de una menor exposición a bacterias, las cuales son necesarias para el funcionamiento del sistema inmunológico y el desarrollo adecuado del cuerpo. Otro estudio detectó evidencias de que el triclosán interfiere con contracciones musculares en las células humanas y animales, al igual que sobre la actividad muscular. Esto es muy preocupante, ya que este componente ha sido absorbido por la piel, entrando en el torrente sanguíneo con mayor facilidad de lo que se pensaba en un principio.
4 - Por último mencionar que los jabones antibacterianos son malos para el medio-ambiente. Cuando se usa habitualmente triclosan en jabones y otros productos, significa que terminará callendo por el desagüe para pasar a arroyos. Una vez en el medio ambiente, este componente puede interrumpir la capacidad que tienen las algas para llevar a cabo la fotosíntesis.
Otro motivo de preocupación es que este químico es iposoluble, que significa que se irá acumulando en los tejidos grasos. Esto es un motivo de preocupación ya que se puede biomagnificarse, quiere decir que en la cadena alimentaria, la presa tiene menos concentración de sustancias tóxicas que el depredador. Por eso, los químicos que se encuentran en nuestros alimentos, se magnifican cuando pasan a nuestro organismo.
Desde Ecomania te recomendamos únicamente el empleo de jabones naturales y tradicionales. Después de siglos de experiencia, nos han demostrado su valor y eficacia. Más información sobre Triclosán, o sigue el blog Jabón Natural. Este artículo nos ha llegado vía Smithsonian
Saludos a todos desde Ecomania,
C&B

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada