jueves, 5 de agosto de 2010

SINDROME DE SENSIBILIDAD QUÍMICA MÚLTIPLE


Hemos querido incluir una entrada en nuestro blog sobre este tema, explicando de forma sencilla en que consiste, ya que no se le da la suficiente cobertura en los medios convencionales.

¿Que es?
Es un síndrome limitante y grave de carácter crónico, orgánico (no psicológico, ni psiquiátrico) y multisistémico (pues afecta a diferentes órganos) con lo que presenta múltiples sintomatologías.
Se le llama síndrome, pues todavía no se ha catalogado como enfermedad por falta de conocimientos médicos y no está reconocida por la Organización Mundial de la Salud, aunque si por alguno de sus estados como Alemania, Austria y Japón.
La Sensibilidad Química Múltiple (SQM) se asocia con el Síndrome de la Fibromialgia y el de la Fatiga Crónica.

Esta patología, una vez que aparece se desarrolla rápidamente. Produciendo intolerancia hacia gran cantidad de compuestos químicos e irá creciendo en síntomas. A partir de ese momento, la vida del afectado se ve completamente limitada. La prioridad de los enfermos de SQM será la de reducir el número de crisis producida por distintos químicos al máximo, por lo que estos enfermos se pasarán las 24 horas del día alerta para que esto no ocurra.

A diferencia de las alergias que actúan sobre el mecanismo inmunológico, la SQM actúa sobre el sistema nervioso, produciendo a quien la padece, falta de atención, dolores, fatiga, problemas de memoria, trastornos inmunitarios, gastrointestinales y hormonales entre otros.

¿Que se siente ante una exposición a químicos?
Principalmente un gran malestar general y la sensación de que el cuerpo se ha vuelto loco. Se puede evidenciar de inmediato o de forma progresiva hasta adquirir su máxima expresión horas después. Lo único que se puede adivinar de las mismas es cuando está empezando, pero su duración se desconoce, ni existe un tratamiento que pueda contrarrestarla (únicamente aislarse lo más posible de productos químicos para que no se agudice).



¿Que prevalencia poblacional tiene?
Según estudios, más de un 15% de la población presentaría mecanismos de respuesta excesiva frente a algunos estímulos químicos o ambientales, de los cuales un 5% sufriría de SQM. Esto equivaldría a unas 300.000 personas en España

Hay que añadir que este síndrome afecta a un mayor número de mujeres que de hombres, lo cual se sospecha que pueda ir ligado a que son las responsables en mayor medida de la limpieza de la casa, por lo que estarán en contacto con un mayor número de sustancias de origen químico (lejías, amoniacos, desengrasantes y así hasta un sin fin de productos.

¿Cual es el mecanismo por el que aparece?
Todos somos cuerpos que actuamos como recipientes que se van llenando (más o menos rápidamente) de cargas tóxicas, las cuales nos pueden llegar de forma intermitente y repetida a bajos niveles de químicos ambientales, o de manera súbita pero sin llegar a ser una intoxicación. Repentinamente aparecerá una sensibilización a algunos químicos, pues estos han llegado al sistema nervioso central, ya sea por vía olfato o el sistema límbico (parte del cerebro que va ligado con las emociones). Ante ello sólo cabe intentar bajar la carga tóxica lo más posible, aislándose lo más posible de productos químicos. En caso de no hacerlo, la enfermedad se irá agudizando cada vez más.

Procedencia de los químicos que afectan a personas con este síndrome
Alimentos: restos de pesticidas, antibióticos, hormonas, conservantes, colorantes, metales pesados, etc.
Aseo Personal: cremas, geles, colonias, desodorantes, tintes, etc. sobre todo los más olorosos.
Libros, Revistas y Folletos: tintas, algunos tipos de papel, etc.
Limpieza del Hogar y Ambientadores: Sin comentarios.
Pinturas, Esmaltes, Barnices, Cementos, Moquetas, entre otros artículos de construcción.
Ropa sintética.
Fumigaciones de zonas públicas o lugares de trabajo.
Fármacos.
También hay que añadir la intolerancia y alergias alimentarias independientemente de ser comida ecológica, al calor y problemas electromagnéticos.

¿Que síntomas aparecen?
La sintomatología es constante y ante una crisis esta se agudiza (dolor crónico, fatiga, fotofobia, fonofobia, etc. Otros síntomas son la dificultad para pensar, taquicardias y palpitaciones, perdida de memoria, concentración, atención y desorientación, diarrea, perdida de peso, falta de sensibilidad, dificultades respiratorias, erupciones cutáneas, dolor de garganta, sensación de frío o calor extremo, torpeza, menstruaciones alteradas, migrañas, náuseas, debilidad, picores, trastorno del sueño, tos seca, mala digestión, vértigos y mareos, problemas visuales, etc.

Tratamiento
De momento no existe una cura para este síndrome, aunque se puede buscar alivio y disminución de las crisis siguiendo una serie de pautas, como el uso de mascarillas con carbón activado, consumo de alimentos ecológicos y agua mineral, eliminar del hogar todo producto que sea sospechoso de ser dañino (ropa, productos de aseo y limpieza, muebles, moquetas, productos de plástico, etc), uso de purificadores específicos para esta patología.
Todas estas recomendaciones llevan al afectado a sustituir todo lo que le daña por productos ecológicos.

Consecuencias que acarrea padecer SQM
Sociales, pues el afectado no puede acercarse a otras personas, ni relacionarse, lo cual provoca un aislamiento, disminución de su autoestima, etc.
Económicas, por su imposibilidad de trabajar, el paciente será incapaz de prosperar sin ayuda externa.
Dependencia de otras personas para comprar alimentos y otros productos, realizar gestiones administrativas, bancos, etc.
Y así hasta un sin fin de problemas de todo tipo, que una persona normal no se percataría.

¿Por que la SQM no es más conocida y reconocida?
La SQM no es una enfermedad rara, sino emergente e infradiagnosticada por falta de expertos. Tampoco es una enfermedad invisible, sino silenciada, pues de manera directa cuestiona la supuesta sociedad del bienestar, pero sobre todo a la todopoderosa industria química. De hecho, a pesar de la repercusión que esta enfermedad supone en la vida del enfermo, la SQM aún no ha sido reconocida oficialmente por la Organización Mundial de la Salud, lo cual supone su No Existencia para acceder a ayudas y recursos, incapacidades laborales, reconocimiento de accidentes laborales, subvenciones para su estudio, interés para su investigación, etc.

Desde Ecomania esperamos que haya quedado suficientemente clara esta patología y para quien todavía tenga dudas y preguntas, podréis encontrar mas información en Mi Estrella de Mar.

Un cordial saludo a todos desde Ecomania,

C&B

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada